Una ‘refri’ bien limpia permite que los alimentos se mantengan frescos por más tiempo. Esta es Ia razón por la cual los especialistas recomiendan limpiarla, al menos, una vez a la semana.

El mantenimiento semanal evita que los malos olores y la suciedad contaminen la comida refrigerada.

Paso a paso. Pero, ¿cuál es la forma más práctica de realizar el aseo?

Lo primero que debe hacer es desconectar el equipo y sacar todos los alimentos. Después tendrá que limpiar la parte interna y externa del aparato.

Se recomienda impregnar un paño con vinagre y agua.

Esa combinación de líquidos es ideal para quitar las manchas que suelen aparecer en la ‘refri’.

El siguiente paso es lavar las partes desmontables del equipo.

Se trata de las bandejas, cajones y recipientes para guardar huevos que trae el aparato.

Se recomienda enjuagarlas con bicarbonato de sodio o detergente.

Durante el proceso de limpieza, no se aconseja utilizar raspadores metálicos, cepillos o soluciones alcalinas porque pueden rayar o dañar el aparato.

Otros cuidados, si se tiene una ‘refri’ que hace escarcha, tendré que descongelarla de forma periódica para eliminar el hielo que se forma en la superficie.

Por otro lado, si el aparato es de acero inoxidable, tendrá que limpiarlo con productos especiales para ese material, que garantizan su brillo. Estos pueden encontrarse en los supermercados.

No use cepillos o esponjas para limpiar las refrigeradoras de acero porque se rayan con facilidad.